Vasilev y el Deleite del Budior

Algunas veces en esos arrebatos de macho manufacturado por la sociedad, me dejo consumir en deseos carnales prefabricados de tetas grandes y nalgas protuberantes, esos deseos carnales que la televisión y los medios nos han metido hasta por los oídos, admirando el consumo fabricado para satisfacer un deseo innato y un comercio insaciable de cirujanos, productos de belleza, clínicas de reposo y modas al vestir, para terminar recordando siempre que si hubiese nacido en Mauritania creería que las mujeres obesas son las más sexys del planeta, incluso ellas presas de la cultura irían a granjas de engorde, pues de no ser lo suficientemente gordas terminarían solteronas de por vida; como lo describí en un artículo anterior en donde La Gordita Fabiola sería una reina de belleza.

Afortunadamente a menudo llegan fotógrafos como Stefan Vasilev para sacarme de ese trance de consumismo carnal y recordarme que la belleza y la sensualidad poco tiene que ver con esos excesos de consumo y de exagerar hasta el extremo lo que hemos llamado sensual.

O quizás y solo quizás, me gusta ver estas niñas bonitas y delgadas que Vasilev prefabrico para el deleite del boudoir.














No hay comentarios

Por Favor deja tu nombre o Correo

Con la tecnología de Blogger.