Ludovic Tallandier

Son planas y curvas, generalmente son 12 a cada lado (24 en total): 7 verdaderas, 3 falsas y 2 flotantes, en forma de arco con un cuerpo con dos caras, externa e interna; dos bordes, superior e inferior, y dos extremos, posterior y anterior. Se encuentran ubicadas en el siguiente orden; en la parte superior las 7 verdaderas seguidas de las 3 falsas y finalmente las 2 flotantes.

Su estructura está formada por; cabeza, cuello, cuerpo, tubérculo, ángulo, surco y cresta, en conjunto forman la caja torácica. Las costillas en la mayoría de los vertebrados rodean el pecho, permitiendo a los que tienen pulmones expandirlos, facilitando la respiración. En general sirven de protección a los órganos internos del tórax, como el corazón, o por lo menos esto es lo que me explicaron en el Colegio y lo que puedo leer en los libros de anatomía y las páginas web, pero en ninguna de estas referencias pude encontrar información relacionada con la atracción por las costillas, mas allá de las formación etimológica de lo que podría la palabra que describa el fetiche (Costillafilia) no existe información alguna sobre este tema. Quizás no es tan común como yo creía.

Pero supongo que debo explicar un poco más, aunque ya he publicado varios artículos en este tema (Mis Deseos de Huesitos Y Costillas), hoy tratare de explicar esta fascinación desde un punto anatómico y físico más allá del placer visual que me pueda causar.

Desde hace algunos años descubrí una extraña fascinación por las costillas en el cuerpo de la mujer, pero no me refiero a las costillas solas, es decir no al hueso, me refiero particularmente al momento en el que las costillas se notan y se marcan fuertemente bajo la piel, cuando de hecho puedes ver las costillas una por una y contarlas, usualmente vemos las primeras 4 verdaderas, ver como forman la caja torácica en el pecho o en la espalda siempre me ha parecido espectacular y si puedo sentirlas una a una con mis manos es casi un orgasmo visual y táctil para mí. 

Por suerte para mi hay cientos de modelos, artistas y fotógrafos dispuestos a satisfacer mi placer visual en este tema y esta vez es la modelo Emilie Payet quien ha trabajado junto al fotógrafo Ludovic Tallandier para una vez más satisfacer mi deseo morboso de Costillitas y Niñas.

De Emilie Payet diré que su belleza india abarca desde sus cabellos hasta el dedo meñique de su pie izquierdo, una belleza real, es decir la belleza que cualquier mujer pudiese llegar a tener y aun así es una belleza única. De Ludovic Tallander en esta sesión puedo decir que supo iluminar y dejar en sombras perfectamente cada uno de los recovecos del cuerpo de Payet.



















No hay comentarios

Por Favor deja tu nombre o Correo

Maria Anohina Bajo El Lente de Alisa Verner

Con la tecnología de Blogger.