Santiagopgm y la vida que todos queremos


Que coman mierda Paulo Coelho, Robert Kiyosaki, Spencer Johnson y todos los demás autores de los mal llamados libros de auto superación. ¿Quién dijo que la culpa es de la vaca? Dejen a las vacas en paz, ellas solo quieren comer pasto y evitar que nos las comamos y no me importa si era un simbolismo que no entendí, déjenlas en paz, las vacas no tienen la culpa de nada y si a Spencer Johnson se le robaron su queso fue por Guevon, ya todos sabemos que en este mundo no se puede dejar nada por ahí porque se lo roban, si hasta en la propia casa uno deja unas monedas en la alacena y a las dos horas ya no están, quien lo mando a ser Guevon si usted tiene un queso cuídelo, si no viene uno más avispado y se lo come, y ahora Kiyosaki con su Padre Rico, Padre Pobre ¿Que pretende? El que nació con un papa rico pues lo felicito, a mi toco uno pobre y ¿qué?, y si su hijo que quedo pobre pues también fue por Guevon por sus malas decisiones, y ¿qué decir de Coelho? Juepuuuta hablar con Coelho debe ser tan mamerto como ir a misa con un padre Tatareto, ¿que superación? la única superación que logran enseñar estos señores es como volverse rico a punta de la venta de libros y otros negocios, pero que sigan los incautos comprando sus libros y sin superarse y YA DEJEN A LA PUTA VACA EN PAZ.



Bueno todo esta descarga de perolata en contra de la superación personal llega a mí como siempre por medio de la fotografía y es que navegando por ahí, me cruce con este señor que me hizo creer una vez más que en algún momento de mi vida me llegarán mis quince minutos de fama y viviré de ello y es que la historia de Santiago Perez Grovas es de esas historias que uno piensa que en la vida real no suceden porque son muy buenas para ser verdad. Esta es la historia de superación que todos deberíamos conocer y para ello no tenemos que comprar un libro. 

La historia es la siguiente en palabras de Santiago Perez Grovas;

Mi nombre es Santiago, soy un Arquitecto de 28 años al que la vida tomó por sorpresa y convirtió en un fotógrafo que viaja por el mundo. Mi vida ha sido toda una aventura estos últimos años, ni yo he podido procesar todavía todo lo que está pasando...

Tengo dos grandes pasiones en la vida; el diseño y la fotografía. Al tener que elegir una carrera opté por Arquitectura, porque creía que mientras estudiaba eso en la universidad, podría aprender fotografía por mi lado. Así podía hacer las dos, ya que aprender arquitectura por mi cuenta esta algo complicado... Nunca podría dejar de hacer ninguna de las dos. Ambas son mis trabajos y mis hobbies. Me gustan tanto que las haría gratis.

Terminando la universidad abrí mi propio despacho de Arquitectura y empecé a diseñar y construir pequeñas obras para familiares y conocidos. Ya con algo de experiencia, me empezaron a buscar clientes con proyectos más grandes, y así poco a poco fue creciendo la oficina. 

En los momentos que no trabajaba como arquitecto, llevaba mi cámara a todos lados, tomando fotos principalmente de paisajes, viajes y personas en la ciudad. En ese entonces no tenía idea que algún día tomaría fotos de mujeres, pensaba que eso era para fotógrafos profesionales. 

Un día una amiga necesitaba unas fotos para su book de modelaje, pero sin dinero para pagarle a un fotógrafo me pidió ayuda a mí. Se me hizo interesante y le ayudé. Los dos quedamos contentos con las fotos que logramos. Fue muy interesante la interacción con la modelo, como fotógrafo tienes control sobre la modelo, cosa que nunca había experimentado tomando fotos de paisajes donde no puedes modificar nada. Me encantó, y al parecer a ella también ya que la siguiente semana 3 de sus amigas me pidieron que les tomara fotos también, y así comenzó todo... Esas son algunas fotos de ese día:


Después de eso seguí practicando tomándoles fotos a amigas cada vez que se podía. Tratando de entender mejor a la luz y crear mi propio estilo. Y sin darme cuenta mi estilo se formó no por mí, sino por las circunstancias:

- Nunca tomé una clase de fotografía, por lo que al no conocer la teoría ni las reglas, todo iba saliendo a base de prueba y error. Al no saber las reglas, yo hacía cosas que en teoría están “mal”, pero como a mí me gustaba el resultado seguía por ese camino.

- Como no tenía un Flash ni Luces, dependía totalmente de la luz natural, por lo que aprendí a aprovecharla. Hasta el día de hoy, nunca he comprado un flash ni usado ningún tipo de luz artificial en mis fotos. No me gusta, siento que le quita lo real al momento, siente que se ve falso.






- Al tomarle fotos a puras amigas que no eran modelos, así como yo no sé dirigir poses, ellas tampoco saben posar. Haciendo que las fotos se vean más naturales, sin poses ni pretensiones. Para mí la naturalidad es lo más importante. Hoy en día no me gusta trabajar con modelos, ya que sin pensarlo empiezan a posar como si fueran fotos de moda o para revistas, y odio eso.

Y luego llegó Instagram... para este punto ya tenía muchas fotos, por lo que sólo empecé a subirlas a Instagram todos los días. Para mi sorpresa, en cuestión de semanas ya tenía miles de seguidores. Eso me motivó a seguir tomando fotos y seguir posteándolas.






Cuanto tenía alrededor de 50,000 seguidores, mujeres de otros países me empezaron a invitar a que les tomara fotos. Amo viajar, y de esta forma, como me quedaba en las casas de las chavas, me salía muy barato hacerlo. Así pude viajar por varias ciudades de Estados Unidos. Ellas me llevaban a conocer la ciudad, a sus planes y fiestas. Iba conociendo el mundo y haciendo amigos mientras tomaba fotos. Así es como nació el concepto de “Viajando Con Followers”

Instagram inclusive cambió mi vida amorosa. Al hace un concurso de fotografía con mis seguidores, conocí a Taylor. Nos hicimos buenos amigos y después de meses de hablar sólo por teléfono me invitó a visitarla a Denver. Desde el primer día que nos conocimos en persona nos hicimos novios. Ella tiene muchos seguidores en Instagram también, por lo que nuestra relación a distancia se convirtió en un pequeño reality show que compartíamos con nuestros followers. Fuimos novios por más de un año hasta que la distancia complicó las cosas y nos separamos. Pero seguimos siendo buenos amigos hoy en día.






Mi cuenta siguió creciendo, y más personas se interesaban en mi trabajo, hasta el punto dónde empezó a salir de Instagram y varios sitios de Internet y Blogs empezaron a hacer notas sobre mis fotos.

Luego paso la barrera digital y varias revistas importantes en México y otros países publicaron mis fotos. Revistas: Esquire, Soho, TimeOut, Revista H, Maxim, Life & Style, Photo Magazine (France), Status Magazine (Brasil), Farándula (Guatemala), InstaPhotographers 2014 (libro)

Las cosas seguían poniéndose interesantes, galerías de arte en México y Miami me invitaron a exponer mis fotos! Luego Universidades y eventos de tecnología me contrataron para dar conferencias sobre fotografía y redes sociales. Hasta fui a programas de radio a hablar de mi trabajo, jajaja me sentía muy raro con todo esto.

Las cosas se pusieron mejor cuando varios programas de TV me llamaron para ser entrevistado en vivo. Jaja de verdad soy lo peor que hay enfrente de una cámara, fué todo un reto. Pero me dejé llevar, no sabía ni que estaba pasando, pero lo disfrutaba y me divertía. Aquí llegó de nuevo el amor a mi vida cuando en una entrevista conocí a Erika, una cantante pop de un grupo llamado OV7. Recuerdo haber escuchado sus canciones durante toda mi secundaria. Fuimos novios casi un año, ahora somos grandes amigos.



El año pasado moría de ganas de ir al mundial en Brasil. Pero sin dinero para poder hacerlo subí un post a Instagram buscando followers en Brasil que me pudieras ayudar con hospedaje o tips para mi viaje. Para mi sorpresa... Televisa, una cadena de TV en México me contactó y propuso ayudarme con todos los gastos de transporte a cambio de grabar mis aventuras durante mi viaje y compartirlas con ellos. El plan era hacer un experimento y crear un “web/reality-show”’ y mi concepto de viajes era perfecto para eso.

Claro que no tardé ni 2 segundos en aceptar y empezar a empacar para irme a Brasil, donde con ayuda de mis followers pude vivir el mejor mes de mi vida. Lo que fue la primera temporada oficial de “Viajando con Followers”.

Hace menos de 2 años seguía trabajando como arquitecto, pasando la mayoría de mi tiempo peleándome con clientes y trabajadores. Y ahora... durante el último año he viajado mas que en toda mi vida, conocido gente increíble y muy interesante. Participado en colaboraciones con revistas, libros, radio y TV. Produje mi primer video clip musical para una banda y hasta mi propio reality Show.

No hay mañana en la que despierte y no piense “Qué chin%$# está pasando?” Jajaja. No estoy ni cerca de considerar esto como algo seguro, y se que es una oportunidad que no se presenta todos los días. Por eso, este año cerraré mi despacho de arquitectura y me iré a descubrir que más puede hacer por mí la fotografía. Me iré a explorar el mundo en busca de belleza y aventuras Pero más importante, en busca de mí mismo.

Después de leer la historia de Santiago creo que mi opinión de las fotos sobra, solo diré que aún no sé qué me gustan más, si las fotos de Santiago o su historia. Sin más que decir he aquí el trabajo de Santiago Pérez Grovas. Esta es solo una pequeña muestra en su pagina web o su cuenta de Instagram hay mas, mucho mas.














No hay comentarios

Por Favor deja tu nombre o Correo

Con la tecnología de Blogger.