Las Palabras Sordas

Las palabras sordas


Ilustración Fernando Vicente

Recuerdo cuando iniciaba mis años de amores en mis calles juveniles, poco a poco sentía emociones para encontrar en calles nuevas y mi corazón a nadie pertenecía, solo yo y nadie más, podía romper desde un corazón con mis actos hasta un ladrillo con mis manos ante cualquier aventura nueva.

Me atañe con vehemencia esos años en mi pensamiento, podía enamorarme de un libro si así lo quisiera, pues ya lo decía no pertenecía a nadie, en muchos lugares estuve a través de los años, siempre imaginando como seria estar al borde de todo, ante todo y sin nada, eran mis amores la aventuras de un hombre con arco y flechas rescatando su amor verdadero, jamás imaginando lo que fuera a ocurrir después, sin medir consecuencias navegaba en noches estrelladas, titilaban azules astros a lo lejos, saboreaba un blues o un cigarrillo, mis aliados en los principios de un nuevo mundo, solo al realmente conocerlo, recordé hoy mismo la historia de cómo ese genio aunque sordo intentaba explicar en su más grande depresión, cuando nadie lo entendía al querer comunicarse y siempre con notas deseaba ser escuchado sin una sola palabra que saliera de su boca, perdía poco a poco la esperanza de vivir hasta que conoció a esa amada ciega quien deseaba ver un claro de luna y por ella lo escribió, porque fue su inspiración, su más grande inspiración, casi se pudo tener un mensaje en un texto de suicidio pero logró ser entendido sin hablar por alguien quien lo amaba ciegamente, pero retorno a la realidad, de batería baja y textos sin palabras haciendo que me sienta sordo o mudo sin poder expresar las palabras, sentí que llego esa amada ciega para amar, que fuera esa misma persona a quien darle lo más grande de la vida que es el Blanco, si el blanco, porque es el color de la verdad, el color de la confianza, el color del amor puro, pero al pasar los días de sordera y sin palabras escuchadas se aumentó el amor más grande y así mismo aumento ese defecto, sin poder hacerme entender o tal vez porque pocas personas le prestan en realidad atención a las notas de un pobre sordo, siento que hoy el blanco es todo aquello hermoso de la vida pero entendí que también es el color de las mentiras a uno mismo, porque son las mentiras más piadosas las que uno mismo comete sin haber pecado de darlas a otra persona, deseo gritar mis palabras, las más importantes, las que hacen que se sienta en verdad a la otra persona, que si se habla sientes que la otra persona está realmente viva, el verdadero contacto a los ojos, o el simple abrazo a través del hombro, el calor recibido por el ser a tu lado, con ironía desplazó nuevamente la sordera en esta letras que no son escuchadas sino por la persona quien las lee y las interpreta.

Parece ser q un claro de luna no solo se puede ver, sino también escuchar, tocar, y sentir; lentamente va desapareciendo ese grito de las palabras q se quisieron decir y no fueron escuchadas, siento como cuando lea usted esto estará escuchándolas en su propia mente, siento como es capaz de querer sentir realmente no querer quedarse sordo o tal vez mudo, que tal vez quiera salir a dejar ese calor en el hombro de aquella persona o ser a quien ame, alguien una vez menciono unas palabras "el día de mañana no es sino el momento que sigue después que quiera hacer mejor las cosas" solo es una frase o un cliché pero es la verdad dentro de estas sordas palabras.

Puedo sentir la respiración más Honda y lenta, puedo estar al borde de una carta muy poco noble, pero quiero saltar y gritar mis palabras, quiero iniciar de nuevo mis amores sin pertenecer a nadie, tal vez los sueños se perdieron pero no se pierde la esperanza, la decisión de saltar a ser escuchado es autónoma y libre porque así nacimos y así todos lo deseamos, no queremos ser esclavos de nada ni de nadie aunque algunos ya sientan que esa libertad es junto al ser que quieren amar y escuchar realmente. Salto hacia los sueños con mi propio Blanco así sea una mentira que me diga a mí mismo, pero voy a repararlo. Las palabras son escuchadas para entender no para tomarlas como armas, son para amar y construir no para destruir lo que más amas.
Entonces destino podemos volver a estar juntos sin ser de nadie porque nos dimos cuenta que nadie nos espera.
Wilson Rene Pinillos



No hay comentarios

Por Favor deja tu nombre o Correo

Con la tecnología de Blogger.