La Casa De La Abuela

Cuando éramos niños todos teníamos esa abuelita que vivía en una casa muy vieja, llena de flores plásticas y materas por todos lados, esas casas a las que nos obligaban a ir de niños y ya sabíamos que eran tres horas o más de aburrimiento total, ya que no podíamos jugar debido a que los cuadros y adornos más viejos que las personas que habitaban la casa estaban por doquier y al parecer todos eran unas reliquias de valor incalculable y muy difíciles de conseguir, pero con el tiempo nos dimos cuenta que todos los adornos eran un sinnúmero de regalos baratos que llegaban por montones para la abuelita, cuadros viejos y amarillentos los cuales nadie sabía quién era el artista pero aun así eran invaluables, muchos relojes de pared cada uno más viejo que el anterior y todos daban una hora diferente, jarrones viejos al parecer todos traídos de china con una porcelana brillante que por alguna razón estaban ubicados siempre sobre mesas tambaleantes o en una esquina prestos a ser derribados, llenos de agua para unas flores plásticas lo cual nunca entendí, flores que estaban cubiertas de polvo, nunca entendí por qué, pues al parecer en la casa de la abuelita siempre estaban haciendo aseo, cortinas que más que cortinas parecían toldillos (mosquiteros) que alguna vez fueron blancas, pero ya amarillentas seguían allí siendo cuidadas como si hubiesen sido recién compradas, electrodomésticos que el abuelo compró hacia muchísimos años y aún los cuidaba como si fueran lo último en tecnología, por lo cual no podíamos ver televisión sin que un adulto prendiera el televisor y una vez prendido teníamos que escoger uno de los canales que no eran más de tres para ver televisión las tres horas, ya que al perecer la perilla del televisor se rompería con esa cambiadera de canal, si queríamos escuchar música también teníamos que escoger una emisora del a.m. pero se debía escuchar con un volumen muy moderado pues eso de ponerlo tan duro dañaba los bafles, si acaso teníamos la fortuna de tener un computador en la casa de abuelita, era solo para ver como la tía solterona trabajaba en él, pues un aparato de esos era una cosa muy costosa como para que pudiéramos tocarlo, además eso no era para jugar, era solo para que la tía trabajara, en una pantalla negra de DOS, en la cual solo se podían escribir comandos, porque eso del Windows 95 estaba muy lejos.

Siempre que íbamos a la casa de la abuelita era por un motivo especial, un cumpleaños, una cena o una visita de un familiar del extranjero, por lo cual sabíamos que vendría el momento de sentarse en la mesa, lo cual era una tortura de una hora, pues teníamos que sentarnos derechos, comer con la boca cerrada, coger los cubiertos correctamente, cortar la carne casi que en el aire porque la vajilla era finísima y no se podía rayar y pobre de aquel que despedazara la carne a mordidas o es que acaso en su casa no le han enseñado a comer, no regar ni una sola gota o pedazo en el mantel que parecía una cortina y teníamos que comernos hasta la última migaja del plato de una comida que siempre sabia a lo mismo, aun si eran platos diferentes, pollo, pescado, cerdo, ensalada, arroz, cualquier plato sabia a lo mismo, a aburrimiento a hartera, a regaños, a apariencias, a ese olor particular que siempre tenía la casa de la abuelita (avena, café, cigarrillo) lo único agradable de la comida era la gaseosa pero tristemente no podíamos repetir porque en aquellos años la gaseosa más grande era la de un litro y ese litro tenía que alcanzar para los 50 invitados.

El aburrimiento del llegar a esta casa empezaba desde antes de salir de nuestra casa, pues una hora antes empezaba una cantaleta interminable de cómo me tenía que portar estando en la casa de la abuelita, una lista gigantesca de lo que no podía hacer, las recomendaciones que eran obligatorias iban desde como saludar hasta como despedirme, lo cual era ridículo, porque cada una de las veces que visite a mi abuela rompí algo, lo último que recuerdo fue un reloj negro con blanco de plástico del cual me habían advertido más de mil veces y de ser honesto debo decir que ya se había salvado muchas veces, después de quebrarlo vi que lo habían pegado con super bonder y lo rompí por segunda ocasión, esta vez sin opción de repararlo. El regaño no era solo de ida para la casa de la abuelita, de regreso se debía terminar el regaño con el reclamo de todo lo que me habían dicho que no hiciera pero que finalmente hice, pero este regaño era colectivo, pues era la cantaleta de mis papas sumado al “yo le dije pero no hizo caso” de mis hermanos.

Afortunadamente crecí y los daños los sigo haciendo en mi propia casa, rompo mis vasos, daños mis propias materas, cambio el canal las veces que quiero, pongo la música al volumen que me plazca, el computador lo uso para jugar y casi nunca para trabajar, lo único triste es que al parecer mi abuela y mis tías se han apoderado del cuerpo de mi esposa y en un extraño caso de posesión infernal le dicen que hacer, pues es ahora ella quien me dice que le baje el volumen, que no deje los vasos por ahí regados, que voy a dañar el computador, que me coma toda la comida……….. en fin, alguien conoce de algún exorcista que me saque de la casa de mi abuelita o que le haga un trabajito a mi esposa, yo ya la tengo amordazada en una silla...................................... (
Lo siento amor, tú sabes que mis escritos nunca son serios) hummmm jueeeeeeputa ahora si me llevo el putas.


Bueno toda esta historia vino a mi memoria gracias a las fotos de David Dubnitskiy un fotógrafo quien tiene un set que inmediatamente y gracias a los brillos, filtros y escenografía me transporto a la casa de mi abuela, con flores, cuadros amarillentos, cortinas, viejas y demás, la única diferencia son las niñas desnudas que muy clásicamente supo ubicar en cada una de las fotos, de entre todos los artistas que he publicado debo decir que este señor es uno de los pocos que muestra más arte que desnudo, con niñas muy bonitas, muy naturales y muy expresivas. Ojala así hubiese sido la casa de mi abuela, con niñas bonitas desnuda posando al lado de cada uno de los adornos viejos, seguro que hoy recordaría la casa de mi abuela con mucho agrado.


























David Dubnitskiy


Si te gusta este articulo compártelo
con los botones que se encuentra a tu izquierda. 


(Facebook - Twitter - Pinteres, Etc)
Y Recuerda Aqui Se Escribe Como Se Habla.

No hay comentarios

Por Favor deja tu nombre o Correo

Con la tecnología de Blogger.