Los Viajes del Oceano



Y fue en uno de esos viajes siderales que lo comprendí todo, uno de esos viajes que han creado escritos para los cuales me han preguntado; ¿Qué se metió?, ¿Cuántos se fumó?, ¿Se le estallaron las pepas?, de esos viaje que mi mente aprendió a tomar, de esos viajes que me llevan a planetas llenos de perros que vuelan, gatos que hablan y peces que deambulan por la calle, de esos viajes en los que mi mente no necesita alucinógenos o sustancias para volar tan alto como desee.

Mientras manejaba de regreso a casa, por mis ojos pasaban carros, motos, buses, ciclas y demás vehículos, mientras mi cuerpo reaccionaba como autómata, zigzagueando entre carros que cada vez pasaban más cerca, mi pensamiento se alejaba más de esta realidad y cuando la desconexión con lo que pasaba a mi alrededor fue total, lo pude ver, allá en la distancia muy a lo lejos estaba yo, en cada una de las etapas de mi vida desde hace seis años, vi como cuando mientras caminaba por el desierto y me quise convertir en pez y de la nada surgió un océano que salvo mi vida de pez, al descamar cada una de mis escamas me quise convertir en cometa y sin tener quien me elevase vi como de repente el océano se convirtió en viento y me elevo tan alto que llegue hasta la luna, la luna es un lugar muy frio y con mi cuerpo frágil de cometa hecho de papelillo y esterilla estuve a punto de morir, hasta que el viento se convirtió en traje de astronauta y envolvió mi delicado cuerpo de cometa para protegerme del frio de la luna, una vez hube terminado mi viaje de cometa astronauta regrese a la tierra, permanecí en mi condición de humano por algunos meses pero por desgracia hubo unos días en los que me convertí en parásito, en mi mundo de parásito no comprendía nada, pero sé que siempre hubo un cuerpo que me permitió ser su huésped y vivir a pesar de mi naturaleza de asesino.


Cuando supere mi extraña transformación en parasito, volví a ser humano pero solo para esta vez creerme conquistador y viaje al otro lado del mundo, en donde estuve solo por algunos meses pero aun desde la distancia veía como el océano me visitaba en algunas noches, también vi como el viento llevaba mi cuerpo cuando me sentía desvanecer, sentí como en las noches frías mi traje de astronauta regresaba a mi cuerpo para darme calor y como entre las noches de océano, viento y astronauta me protegían para no volver a mi forma de parasito, creí que ya había terminado mis días de conquistador así que regrese a mi tierra ¡Oh que iluso fui! pues al poco tiempo mis ínfulas de viajero me regresaron a mis días de querer dominar territorios extranjeros y ahora desde la distancia sé que no importa adonde vaya. El océano, el viento y mi traje de astronauta siempre me protegerán, de repente vi como pasaste por todas tus formas, océano, viento y traje de astronauta, tomaste tu forma original y con la voz de un titán como un relámpago que me saco de mi trance me gritaste AMORRRRRR, cuando volví a esta realidad estaba a menos de un metro de un camión que estaba varado en la mitad de la carretera, de alguna forma me trajiste a tu realidad, y sin importar cuantas mutaciones tuvieses que sufrir en un segundo me llamaste para que mi cuerpo reaccionara y pudiese seguir fantaseando en mis viajes mientras tú me proteges y me mantienes en este mundo.

No hay comentarios

Por Favor deja tu nombre o Correo

Maria Anohina Bajo El Lente de Alisa Verner

Con la tecnología de Blogger.