Yo No Olvido El Año Viejo y Sus Guevonadas



Yo no olvido al año viejo, porque me ha dejado cosas muy buenas: Me dejó una chiva, una burra negra, una yegua blanca……….. y un poco de guevonadas mas o por lo menos eso dice la canción, pues así como la canción, yo no olvido mis treinta años viejos, porque al igual que la tonada navideña me dejaron una cantidad de pendejadas malas, para empezar yo creo firmemente que el hada de los dientes esta traficando con mi dentadura y junto al ratoncito Pérez se están repartiendo las ganancias, no sé realmente cuantos dientes tenga un adulto, pero al parecer el hada y el ratón majadero cada año me quitan un diente para completar su fortuna a costa de mi belleza. Claro que yo no olvido el año viejo, ni los anteriores a ese, pues me dejaron con la boca llena de huecos y un cuerpo de retazos, no recuerdo cuantas cicatrices y suturas tengo en mi cuerpo pero sé que son muchas más de 30, pero como olvidar los años viejos si me han dejado marcas permanentes en el cuerpo.

Como olvidar los años viejos si me dejaron más de tres reportes a data crédito y aun después de salir de esa lista negra, caí nuevamente y hasta el día de hoy recibo correos diciéndome, después de dos años, que esta es mi última oportunidad, antes de que me embarguen.

Como olvidar los años viejos si gracias a ellos no puedo comprar nada a mi nombre y todo está a nombre de mi esposa, si un día mi amada me deja, terminare viviendo debajo de un puente.

Yo no olvido el año viejo, ni los anteriores a ese, porque a diario recibo un e-mail de Almacenes Si, recordándome que poseen mi alma, hasta que les pague

Al Guevon de la canción por lo menos el año viejo le dejo una burra negra y una yegua blanca, seguro que si la yegua y la burra fueran mías, me las hubieran embargado y ellas al darse cuenta, como serian lesbianas, se hubieran ido juntas, llevándose todas mis cosas.

Yo no olvido lo años viejos porque me dejaron una jauría de perros y gatos que destrozan todo lo que compro. Una perra vieja que le da por llorar a las tres de la mañana, una perra cachorra que jode más que los de Almacenes Si, un perro a aún más viejo que la perra vieja y una horda de gatos que destrozan todo lo que está a su paso

Yo no olvido los años viejos porque me han dejado una adicción ridícula a la cerveza, ¡maldita cerveza! que me impide disfrutar de otras actividades culturales, pues cada vez que planeamos ir a cine, a teatro o a ballet, terminamos bebiendo cerveza en los mismos bares de siempre y lo peor es que los dos lo sabemos, pero también sabemos que la cerveza es la que sostiene este matrimonio, entonces los dos nos sacrificamos por la relación y seguimos bebiendo.

Los años viejos acabaron con esos ímpetus de leer, de ser intelectual, de hablar de filosofía, de arte, de literatura, de escribir bonito, ahora solo quiero tomar cerveza y hablar pendejadas ¡Maldita Cerveza! y para colmo de males, mi esposa celebra todas mis ridiculeces.

Como olvidar los años pasados, si me quitaron los sentimientos, ahora no siento, Razono, y Amo a mi esposa con la razón, no con los sentimientos, con mi cerebro, no con mi corazón.

Malditos 30 años pasados, me están matando con el pasar, iba a ser futbolista y me lo quitaron, quería ser actor y me lo arrebataron, tenía talento para ser patinador extremo y me quebré un pie.

¡NO MAS anos Viejos, NO MAS!, ya no lo aguanto más, Me Robaron todo y ¿Qué, me dejaron?

Una esposa a la que amo con cada una de las neuronas de mi cerebro, una manada de demonios felinos, caninos y peces que hacen de mi vida un mundo de fantasías, una adicción a la cerveza que comparto con la mujer que amo, una personalidad que me hacer vivir en un mundo fantástico, una revista digital en la cual quedo en ridículo frente al mundo.

¡YA NO MAS!, solo les voy a permitir una cosa más para que me deje este año viejo, una marca escrita en la piel, en mi muslo, una marca que nunca se borrará y orgullosamente la llevará para recordar lo que ustedes Años Viejos, han hecho de mí y esa marca será:

“Vivo en un mundo de fantasías, con perros que vuelan, gatos que hablan, peces que usan tanque de agua para respirar y una princesa adicta a la cerveza que me espera en casa”

No hay comentarios

Por Favor deja tu nombre o Correo

Maria Anohina Bajo El Lente de Alisa Verner

Con la tecnología de Blogger.