Trabajar En Un Semáforo




Al mirar a los vendedores de los semáforos, con curiosidad siempre me preguntaba, ¿Cómo es el negocio?, ¿se pide permiso? O simplemente podría llegar con mi producto y venderlo.
Luego de algunos días de investigación tuve mis respuestas.

El vender un producto en los semáforos no es tan sencillo, pues como uno de los vendedores me lo dijo, esto es un monopolio, una mafia, tienes dos opciones; escoger un semáforo que este vacío, es decir donde nadie trabaje o pedirle permiso a los controladores. Este fue el testimonio de Carlos un vendedor de Bonice que lleva más de tres años en el negocio.

Resulta que en la mayoría de los semáforos de Cali, el negocio es supervisado por los controladores, pero ¿Quiénes son? Y ¿Qué hacen? Has visto alguna vez en los semáforos, a esas personas que se paran, en las ventanillas de los buses y les dicen a los conductores qué hora es y cuanta diferencia llevan con la ruta anterior, estos sujetos son los controladores, que aquí en Cali aparecieron más o menos hace seis años y desde que llegaron a los semáforos se apoderaron del negocio, dice Carlos. Si quieres vender algún producto en los semáforos debes tener cuidado con ellos, no es obligación pedirles permiso, pero si a ellos les parece que no puedes trabajar en este semáforo simplemente te sacan, ¿Cómo?, ellos no son muy buenas personas. Lo más importante es escoger bien el producto que vas a vender, debes a asegurarte que no lo esté vendiendo otra persona o te lo pueden decomisar, ¿Quién?, los controladores, de una u otra forma ellos deciden que producto se va a vender. En los semáforos se puede encontrar de todo, dulces, minutos, aparatos, periódicos, incluso hasta droga, que en la mayoría de los casos la administran los controladores y solo lo hacen en los semáforos que la gente ya conoce, como sitios de expendio.

Las personas que más problemas tienen con los controladores son los que piden limosna, pues ellos no trabajan, solo quieren que les regalen la plata, ya los controladores esto no les parece pues además de quitarle la plata a los demás, ahuyentan a los clientes, en algunas ocasiones mostrando heridos que mas que compasión generan asco y por esto los clientes podrían decidir tomar otra ruta. Los problemas generalmente se dan entre los controladores y los limpia brisas, pues estos últimos no se dejan mandar, aunque normalmente son pareceros y viven en el mismo barrio, las peleas casi nunca se ven en los semáforos, pero siempre terminan arreglándose en el barrio.

Continua en la próxima

No hay comentarios

Por Favor deja tu nombre o Correo

Maria Anohina Bajo El Lente de Alisa Verner

Con la tecnología de Blogger.