Los Hijos Únicos De China


La política de un niño por pareja o política de hijo único, es una medida de control de población tomada en China, debido a la gran cantidad de personas que alberga dicho país, puesto que constituye la quinta parte de la población mundial.

El gobierno chino introdujo la política en 1979 para aliviar los problemas sociales y ambientales de China. La política es polémica tanto dentro como fuera de China debido a las cuestiones que plantea; debido a la manera en la cual se ha aplicado (para algunas personas agresiva), y debido a preocupaciones por consecuencias económicas y sociales negativas. No obstante, exámenes reciente emprendidos por el centro de investigación del banco de China, demostraron que cerca del 75% de la población, apoya la política.
La política se hace cumplir a nivel provincial a través de multas que se imponen en la renta o pago de la familia y de otros factores. Sin embargo, todavía hay muchos ciudadanos que continúan teniendo más de un niño, a pesar de esta política.
En febrero de 2008 el oficial del gobierno chino, Wu Jianmin, dijo que la política del un-niño sería reconsiderada con la personería china; conferencia consultiva de política hecha en marzo de 2008, pero en aquel momento un representante de China de la comisión nacional de planificación familiar de la población, dijo que seguiría habiendo la política en el lugar por lo menos, por otra década.
La política del un-niño incentiva a los padres a tener sólamente un niño en zonas rurales y espacios urbanos. Sin embargo,los padres con varios hijos reciben las mismas ventajas que los que tienen solamente un niño. El límite se ha hecho cumplir fuertemente en zonas urbanas, pero la puesta en práctica real, varía por la localización. En la mayoría de las zonas rurales, se permite a las familias tener dos niños si el primer niño es femenino o lisiado. Los segundos niños están conforme a la cadencia de nacimientos (generalmente 3 o 4 años). Los niños adicionales darán lugar a multas elevadas: requieren pagar penas monetarias y se les podrían denegar a las familias que violan la política primas en su lugar de trabajo. No cuentan a los niños nacidos en países de ultramar bajo política si no obtienen ciudadanía china. Los ciudadanos chinos que vuelven del extranjero pueden tener un segundo niño.
En abril de 2007 un estudio realizado por la Universidad de California, Irvine, demandó ser el primer estudio sistemático de la política, encontrando que había sido útil.". Otros informes han demostrado envejecimiento de la población y crecimiento demográfico negativo en algunas áreas.
Desde la introducción de la política de un-niño, el índice de fertilidad en China ha caído de tres nacimientos por mujer en 1980 (ya una reducción aguda de cerca de cinco nacimientos por mujer a principios de los años 70) a aproximadamente 1.8 nacimientos en 2008. (El término familiar "nacimientos por mujer" se formaliza generalmente como el Índice de fertilidad total(TFR), un término técnico en análisis demográfico, que significa el número medio de hijos que nacerían a una mujer en su curso de vida si ella experimentara los índices de fertilidad específicos a su edad).
En total, China estima que tiene 300 a 400 millones de personas en 2008 con la política de un-niño. La reducción en el índice de fertilidad y crecimiento demográfico ha reducido la severidad de los problemas que vienen con la superpoblación, como epidemias, lostugurios, servicios sociales atestados (tales como salud, educación, aplicación de ley), y la tensión en elecosistema por abuso de la tierra fértil y producción de altos volúmenes debasura. Sin embargo, incluso con la política de un-niño, "China todavía tiene un millón más nacimientos que muertes cada cinco semanas". Además, todavía hay seiscientos millones de personas de China que viven con menos de dos dólares por día. Wikipedia
Los estragos de la política del hijo único
Treinta años después de esa polémica ley, se calcula que el país ha evitado 400 millones de nacimientos . Algo que sobre el papel es un éxito, en realidad provocó una brutal disparidad de géneros.
Por cada 100 niñas nacen 118 niños. La explicación es sencilla: China ha valorado históricamente al varón como fuente de prosperidad para la familia, mientras la mujer era una carga que, al contraer matrimonio, desaparecía para formar parte de la familia del marido. Eso, aplicado a la política del hijo único, significaba (y aún hoy significa) que tener una hija pone en peligro el sustento económico de los padres una vez que se hagan mayores, ya que nadie cuidará de ellos.
Esto provocó en todos estos años una escalada de abortos selectivos y abandonos de niñas en las calles para evitar ser registradas.
Un estudio publicado por una revista médica británica en 2009 reveló que el gigante asiático tiene unos 32 millones más de niños menores de 20 años que de niñas, y diversos organismos estatales llevan alertando de que si esta tendencia no cambia, los varones chinos tendrán graves dificultades para encontrar pareja en las próximas décadas , en especial aquellos con ingresos más bajos.
Hoy el gobierno chino se está planteando relajar esa política, también porque la población está envejeciendo y se necesitan más obreros para alimentar la maquinaria de producción china.
En 2011, China emprenderá un proyecto piloto en cinco provincias con bajas tasas de natalidad y permitirá que las parejas en las que al menos uno de sus miembros es hijo único puedan tener dos niños. Si el resultado es satisfactorio, la norma se implementará en todo el país antes de 2014. Clarin.com
Mas Consecuencias
Desde que en 1979 China implantó su política demográfica del hijo único, algunos analistas auguraban el advenimiento de una generación de niños regordetes y mimados, que no habrían tenido oportunidad de aprender a compartir. A estos hijos únicos se les empezó a llamar “pequeños emperadores”, pues se pensaba que sus padres no iban a privarles de nada”,
Muchos años despues, la política demográfica china ha dado lugar a padres hiperprotectores, que concentran todas sus expectativas en el único hijo. “Estos padres, en gran parte pertenecientes a la 'generación perdida', la que nació en años de hambre, que vio truncadas sus aspiraciones por la revolución cultural o los trastornos económicos subsiguientes, están obsesionados con las calificaciones requeridas para el éxito en la vida”. Así que sus hijos no viven como “pequeños emperadores”, sino en permanente tensión. “Lo malo de ser hijo único, algo que ocurre en toda China –explica un alumno de secundaria–, es que todo gira alrededor de las calificaciones. Si no sacas buenas notas, no eres buen chico”.
En este contexto, la preocupación principal de los padres es proporcionar a sus hijos el mejor ambiente de estudio. “Nuestros padres hacen muchas cosas que se supone que tendríamos que hacer nosotros, solo con el fin de que nos concentremos en nuestros estudios. Por ejemplo, mi madre saca mi bicicleta a la puerta, llama al ascensor y se queda esperando a que termine el desayuno y salga corriendo. Sólo hay estudio, estudio, y nada más que estudio”. Por eso les preocupa no dar la talla en otros aspectos de su vida. “Cuando crezcamos, no vamos a saber hacer la colada, ni lavarnos los calcetines ni ordenar nuestro cuarto”.
Jin Weiliang, director de un colegio de secundaria, dice que la presión a la que someten los padres de hoy a sus hijos “no tiene precedentes en China”. Por este motivo, el gobierno chino tiende ahora a aliviar la presión académica en lugar de aumentarla.
Como el propio Weiliang sugiere, ha sido la política demográfica del hijo único la que ha conducido a esta situación. “Si tienes varios hijos y uno no estudia, siempre puedes poner las expectativas en los otros. Pero si sólo tienes uno, éste puede triunfar o fracasar. Los padres valoran más el éxito de sus hijos que el suyo propio. El éxito en la educación del hijo determina si la familia es feliz o no. Así, una familia pobre en la que el hijo saca buenas notas, puede ser muy feliz... y también una familia rica puede ser infeliz”.
Pero la insistencia en el éxito tiene un peligro. Los profesores con los que habló Bennett están preocupados porque ven a sus alumnos menos sociables y altruistas que los de antes. Mao habría visto en esto una amenaza para el socialismo. En un panfleto de 1937 escribió: “El liberalismo surge del egoísmo pequeñoburgués, que antepone los intereses personales a los intereses de la revolución”. Comenta Bennett: “Si sus sucesores hubieran querido diseñar una generación que se comportase de esta lamentable manera, sin duda no podrían haber hecho nada mejor que implantar una política que llenara las ciudades y universidades de voluntariosos hijos únicos”. Fluvium.org

No hay comentarios

Por Favor deja tu nombre o Correo

Con la tecnología de Blogger.