MARIA JOSE el ángel Humano


Hace muchos la barrera entre lo celestial y lo humano estuvo a punto de romperse y esa barrera que tan solo Jesús ha podido romper, por unos días perdió sus límites, por dos días se vivió entre los humanos un ser celestial que irradio su brillo en esta tierra y con sigo trajo belleza, amor, paz y muchas enseñanzas.





MARIA JOSE el ángel que llevo el amor al cielo

Hace muchísimos años existió un ser tan celestial que solo unos pocos humanos lograron verle, un ser tan virtuoso que solo pocos ojos lograron percibirlo, un ser tan majestuoso que Jesús sintió envidia y le cuestiono a su padre el porqué permitía que otro ser celestial llegase a la tierra.

Cuenta la leyenda que un ángel decidió humanizar su existencia, pues quería experimentar aquello que los humanos llamaban amor, este ángel había observado por muchos años a los humanos y cada vez se asombraba con las cosas maravillosas que estos realizaban, y también muchas veces lloro por las atrocidades que cometían estos pequeños seres a quienes aun no comprendía, pero lo que más le intrigaba era ese sentimiento que llamaban amor.

Ese sentimiento que tenía tantas gamas, tantas verdades, tantas acciones y lo más importante ese sentimiento por el cual los humanos eran capaces de dar su vida. El ángel comprendió que en su condición celestial nunca entendería que era este sentimiento, así que decidió hablar con Dios y rogarle que le permitiera ser humano, luego de mucho hablar con Dios, implorarle y suplicarle que le humanizara, el ángel comprendió que nunca le permitiría ser humano.

Entonces decidió humanizarse sin tener el permiso de Dios. Busco por muchos años la forma de humanizarse, leyó muchos libros, pregunto a los ángeles viejos y sabios, incluso pregunto a Jesús como lo había logrado, pero Jesús respondió que tan solo Dios podría hacer esto, el ángel entendió que nunca lo lograría y cayó en una depresión tan profunda que jamás se le vio de nuevo en el cielo, su presencia se desvaneció por más de cien años, preocupado por su ángel Dios decidió enviar a José a buscarle, José busco por mucho tiempo y cuando había abandonado su búsqueda vio algo a lo lejos en el mar, y allí en el último extremo encontró al ángel llorando y totalmente desvanecido, José le brindo ayuda y lo llevo a casa con María, el ángel les conto la historia y la prohibición de Jesús.

María y José al ver el estado tan deplorable del ángel decidieron ayudarle y le contaron la verdad. Le dijeron que no era Dios quien podía humanizar lo celestial, que eran ellos, ya lo habían hecho una vez con Jesús y que lo harían nuevamente por él, pues querían que experimentara lo que era el amor, como ellos lo hicieron alguna vez cuando eran humanos.

Entonces en el cielo se orquesto un plan del cual Dios nunca se enteraría. José y María escogerían dos humanos y del mismo modo que Jesús fue humanizado lo sería el ángel, por medio de un parto humano pues es allí donde el hombre y la mujer se unen de tal manera que su existencia alcanza el grado mínimo de celestialidad. Entonces todo se planeo José y María escogieron lo humanos, eran humanos corrientes pero con una fortaleza tan grande que solo ellos podrían traer al mundo a este ser tan especial. El ángel estuvo de acuerdo y decidió que en honor a María y José en el mundo humano él se haría llamar MARIA JOSE y como agradecimiento a María él sería la más hermosa de las bebes.

Todo ocurrió como fue planeado y durante nueve meses en el vientre humano el bebe ángel se desarrollo, hubo algunas complicaciones pues el cuerpo humano es muy frágil para soportar un ángel, sin embargo los nueve meses transcurrieron y el momento de la humanización estaba a punto de suceder, los padres humanos ya estaban preparados y José y María desde el cielo presenciaban este milagro, tras dos días en la clínica el milagro ocurrió y María José llego al mundo, desde su nacimiento fue un ser tan celestial, tan hermoso, tan puro, tan grandioso, tan virtuoso que los médicos nunca estuvieron listos para recibirle, desde el momento del nacimiento hubo problemas, pues los doctores fueron cegados por la majestuosidad de María José, sin embargo era tanto su deseo de venir a este mundo que logro superar el primer día.

En el cielo José y María lloraban al ver a María José, Dios encontró a José llorando al lado de María y al enterarse de lo que habían hecho fue tal el estruendo que todo el cielo tembló y los ángeles creyeron que había llego el día de la tribulación, luego de algunos momentos de regaños para María y José Dios logro calmarse y al ver a María José aferrarse con tantas fuerzas a su existencia humana decidió darle una oportunidad y si lograba pasar esta prueba Dios le permitiría conservar su humanidad y así transcurrió la primera noche y María José se negaba a perder su humanidad, luchaba con todos sus fuerzas como cualquier ser celestial lo haría, los médicos consternados se preguntaba que ocurría pero su pequeña mente no lograba comprender que estaban presenciando un milagro, fueron horas de largo sufrimiento tanto en la tierra como en el cielo, en la tierra toda la familia humana lloraba por su MARIA JOSE adorada y en el cielo Jesús, José, María, todos los ángeles, todo el cielo y el mismo Dios lloraba al ver la lucha de este ángel humano.

Aquí en la tierra dos seres humanos entregaban amor a María José hasta con la ultima fibra de su ser, y cada una de sus palabras imploraban por ella, nunca se vio un amor tan puro en la tierra, fue tanto el amor de estos dos humanos que por primera un sentimiento humano alcanzo el cielo y por un instante glorioso todos los ángeles en el cielo pudieron sentir ese sentimiento que en la tierra llamamos amor, finalmente Dios no lo pudo soportar más, no permitiría que María José sufriera mas, entonces estiro su mano y tomo a María José, la llevo junto a él, la sentó a su lado y le despertó. Finalmente cuando María José abrió sus ojos las lágrimas corrían por su rostro sin cesar, era tanto el llanto que no podía hablar, Dios trataba de explicar que su decisión de regresarle al cielo había sido lo mejor para él, fue en este momento que María José interrumpió a Dios y le dijo:

Padre no me expliques tus acciones no lloro por haber dejado la tierra, lloro porque finalmente pude sentir ese sentimiento que los humanos llaman amor y es un sentimiento tan grande, tan bello, tan puro que mi cuerpo no lo puede soportar y jamás lo olvidaré, jamás olvidare a mis padres, a Paula y Wilson pues su amor por mi fue tan grande que mis dos días en la tierra me han hecho feliz por toda mi vida. Jamás olvidare a todos lo que oraron por mi y todos los que me amaron así no me hayan conocido, jamás olvidare a quien escribirá esta historia, a quien será capaz de poner en palabras humanas mi experiencia, jamás olvidare que estuve dos días en la tierra para ser amada por toda la eternidad.

Al terminar María José aun lloraba, Dios le miro, le sonrió y mientras le abrazaba le dijo me alegra tenerte de nuevo.

Desde aquel día se cuentan dos nuevas leyendas, en la tierra los humanos cuentan que hubo un ángel que se humanizo por dos días y en el cielo los ángeles cuentan que hubo un ángel tan virtuoso que logro traer el sentimiento del amor humano al paraíso.



Andres Galindo
Director

No hay comentarios

Por Favor deja tu nombre o Correo

Con la tecnología de Blogger.