El Repudio de una nueva vida



Ese día cuando llegue al mundo todo fue muy confuso, no entendía porque mi madre no podía siquiera mirarme, y al buscar a mi padre, no le encontré. Lo primero que hice fue mirar a mi alrededor, junto a mi, estaba el doctor y la enfermera. Pero mi parto no fue como los otros partos de los que había escuchado, a mi no me limpiaron, a mi no me abrazaron y la gente no pareció alegrarse con mi llegada al mundo, por el contrario todos parecían repudiar mi nacimiento, nunca supe cual era la alegría de nacer o una madre que llorara de alegría por mi presencia. Después de presenciar la repugnancia con la que el mundo asumía mi llegada al mundo, me desmaye.
Al despertar busque a esa que parecía ser mi madre, mas ella no estaba conmigo, de hecho nadie estaba en el lugar donde me encontraba, era un espacio muy pequeño, creo que era una incubadora, había oído de estos aparatos, son para que los bebes puedan mantener una temperatura estable, no creo que yo la necesitara pues siempre estaba frió, mi temperatura era estable. No me sentía muy cómodo en la incubadora, espere uno, dos, tres y cuatro dias pero nunca llego alguien a recogerme, finalmente al quinto día, mi incubadora se movía de un lado a otro y sentí como me transportaban a otro lugar, debo decir que no fue un viaje cómodo, a través del plástico traslucido de la incubadora pude ver todos los pasillos del hospital, pude ver como me sacaban de un cuarto oscuro, y pude ver mucha gente enferma, heridos, gente con sangre en su cuerpo, algunos casi al borde de la muerte y madres dando a luz en la sala de espera, finalmente este horror quedo atrás y pude ver como las puertas del hospital se cerraban ante mis ojos, así conocí el exterior, una vez fuera del hospital, espere por un minuto hasta que un hombre de traje azul con guantes, creo que era un enfermero. Este señor me subió a un carro muy grande, creo que era una ambulancia, solo que esta no tenia una alarma, tenía una campana la cual sonaba tres veces cada minuto. Luego de entrar a ese carro me percate de las presencia de muchas otras incubadoras, trate de hablar con los niños de esas incubadoras pero nadie me respondió, seguro todo estaban tan perplejos como yo, pues todo era nuevo para nosotros, un mundo novedoso aparecía ante nosotros, un mundo maravilloso que nos enseñaría cosas nunca antes vistas. Mis sueños de un mundo maravilloso fueron interrumpidos por la puerta del carro la cual se cerro dejándonos en absoluta oscuridad, así permanecimos muy poco tiempo, pues esta puerta se cerraba y abría para que nuevos niños entraran, este debía ser el transporte que nos llevaría a casa, aunque no estaba muy seguro de querer llegar a la mía. Finalmente y después de un largo y doloroso viaje llegamos a nuestro destino, la puerta poco a poco se abría, dejándonos ese mundo maravillosos que ansiábamos. y cuando la puerta se abrió por completo, de mis ojos emanaron lágrimas, ante nosotros se presentaba; un valle desierto, sucio y mal oliente. En este lugar había montañas y montañas de incubadoras, apiladas, abandonadas, olvidadas, a lo lejos pude observar algunas personas totalmente sucias y con ropas raídas, estas personas escarbaban entre las incubadoras buscando algo, no comprendía por que al abrir las incubadoras, las personas sacaban de ellas, jugetes, ropas, zapatos y otras cosas en mal estado. Me preguntaba donde estaban los niños de aquellas incubadoras, por que se habían convertido en cosas viejas, comida en descomposición y otros materiales nauseabundos, mire nuevamente a mi alrededor, sali de mi incubadora camine unos metros y finalmente lo comprendí.

“mi madre me había abortado, en el hospital me habían depositado en una bolsa de basura, la cual sacaron a la calle, para que un trabajador de Emsirva me tirara al camión de la basura, finalmente este camión me había llevado al basurero municipal, en donde nunca encontraría una madre, pues yo era tan solo un aborto, algo mas entre la basura de la ciudad”.
Andres Galindo
Director !RR

No hay comentarios

Por Favor deja tu nombre o Correo

Con la tecnología de Blogger.