El Alma Fugaz



“Cuando veas una estrella fugaz guárdala siempre en tu corazón,
es el alma de alguien de consiguió dar a los suyos amor”
En una noche de verano siendo aun un niño, bajo un árbol, a mi lado mi gato eterno me contaba como en todos sus años de existencia había aprendido mucho sobre las estrellas.
Repentinamente algo parecido a una estrella atravesó el cielo a gran velocidad dejando tras de si una estela luminosa, inquieto le pregunte a mi gato que era aquello y el me respondió que era el alma de alguien que había conseguido dar a los suyos amor. También me dijo que pidiera un deseo, que no lo contara a nadie y que cuando mi deseo se cumpliera mi alma iría por el cielo viajando dejando una estela de luz como la que había visto.
Pedí mi deseo y entonces pregunte, cuando regresaba el alma de su viaje encandeciente por el cielo y mi gato dijo que el alma regresa cuando la persona a quien pertenece este alma es traicionada por aquellos a quienes brindo su amor y que por esta razón había tan pocas almas fugases en el cielo pues los hombres muy a menudo se traicionan.
Me contó también que alguna vez su alma viajo por el cielo fugazmente por que el se había enamorado, pero que el viaje de su alma solo había durado un año y cuando lo abandonaron el alma regreso.
Aunque yo era muy chico, no era ingenuo, así que no creí la historia de mi gato.
Como sabia que los delfines eran animales muy inteligentes, fui al mar y en medio de la noche pregunte al delfín sobre aquel suceso extraño en el cielo y el me dijo que un delfín que existió hace mucho tiempo al mirar al cielo pensó que este era otro mar, mucho mas hermoso que aquel en el que el vivía, todas las noches saltaba tratando de alcanzar aquel mar que estaba sobre su cabeza, hizo esto por treinta años , un día salto tan fuerte y tan alto que estuvo mucho tiempo fuera del agua, su salto fue tal que se demoro tres días en subir y tres días en caer nuevamente al agua, y cuando finalmente cayo sus amigos se dieron cuenta que había muerto, pero en un acto muy extraño su alma se separo de su cuerpo y logró llegar al cielo/mar y desde ese día anda nadando en el cielo.
Aunque era una historia muy linda, era muy poco convincente así que no la creí.
Mi mamá siempre me decía que yo parecía un ratón de biblioteca porque me devoraba un libro tras otro, entonces decidí ir a buscar a los ratones.
Al llegar vi un pequeño ratón que leía, leía y leía mientras comía un pedazo de queso con forma de luna.
Le pedí que por favor me explicara que era aquello que había visto en el cielo, entonces el ratón medito un rato y luego me dijo que hace mucho tiempo hubo un ratón que creía que la luna era un queso gigante y que debía comerla, entonces voló hasta el cielo, pero cada vez que intenta morder la luna debe salir corriendo porque la luna es un lugar muy frió y el pequeño ratón no lo aguanta.
Al ver al ratón embelesado devorando su luna/queso me di cuenta que hablaba de si mismo y que realmente estaba loco.
Pregunte a muchos animales inteligentes pero ninguno supo darme una respuesta que satisficiera mi curiosidad.
Fui a la iglesia y le pregunte al cura ya que este se jactaba de ser muy sabio, me dijo que hace mucho tiempo hubo una estrella que guiaba a tres reyes que iban por el desierto para llevar regalos a un niño que era adorado por toda la humanidad, pero ahora las personas ya no adoraban a ese niño, entonces la estrella al darse cuenta de esto enloqueció y desde ese día deambula por el cielo sin rumbo.
Me pareció una historia muy interesante pero no creí que fuera la explicación a mi pregunta.
Cansado ya de preguntar fui a dormir y le pregunte a papa, el dijo “en algunas ocasiones las estrellas caen a la tierra”, esta fue la explicación mas ridícula de todas pues mi gato me ha explicado que las estrellas cuentan con alas y con trajes de astronautas para poder volar y respirar en el espacio.
Esa noche al dormir soñé que eso tan extraño en el cielo, era un pequeño niño que viajaba por el universo visitando diferentes planetas, soñé también que este niño tenia una flor que amaba mas que a nada en el mundo, este niño era un pequeño príncipe.
Hoy después de haber dejado mi niñez, nadie ha podido satisfacer mi curiosidad sobre aquello tan extraño en el cielo, pero ahora se que mi gato es muy sabio; pues mi alma ha estado en su viaje fugaz por el cielo desde que volviste a mi lado y espero que nunca acabe su viaje pues esta vez no te dejare ir.
(Andres Galindo)

No hay comentarios

Por Favor deja tu nombre o Correo

Con la tecnología de Blogger.